LA CARTA DE NAVEGACIÓN DE LOS ENTES TERRITORIALES.

Los departamentos y municipios de Colombia tienen como principal instrumento de planificación el plan de desarrollo en que se determinan los recursos y proyectos que requieren los entes territoriales, que deben ser resultado de una participación democrática del sector público y privado en que se registren los proyectos prioritarios de acuerdo a las necesidades del colectivo social, del ordenamiento territorial y del programa de gobierno del actual mandatario, teniendo como referencia los recursos asignados en el marco fiscal a mediano plazo y el presupuesto de la vigencia fiscal. 


Por mandato constitucional en el título XII, artículo 339, reglamentado en la ley 152/94, los planos de desarrollo son obligatorios y determinados como la carta de navegación para definir el futuro ambiental, socioeconómico y cultural, hacia donde se quiere proyectar el municipio o el departamento en una de estas líneas de planificación urbana que pueden ser agroindustrial turístico, universitario, histórico, deportivo o ecociudad, específicos de su ubicación geográfica, ambiental y cultura para utilizar sus fortalezas, optimizar los recursos públicos para ser competitivos y responder a los desafíos o retos del siglo XXI. 


En línea con lo anterior, se necesitan gobernantes con capacidad gerencial en administración pública, para gestionar las diferentes fuentes de financiación en el sector público o privado a nivel nacional o internacional y no solo dependiente de aumentar la carga tributaria de los contribuyentes, como es lo habitual en la mayoría de nuestros 1103 municipios de Colombia según datos del DANE. 


Como conclusión, los planos de desarrollo de las entidades territoriales en el contexto actual deben ser la respuesta a las necesidades colectivas, expectativas, requisitos y oportunidades del sector público y privado, en los temas como la equidad social, movilidad sostenible, protección a la biodiversidad , proyectos de urbanismo ecológico y cultura ciudadana, reiterando que en las diferentes etapas del plan, participar en los diversos estados del orden público como privado para representar la unidad de fuerzas y consolidar un verdadero dirección estratégica para tomar decisiones hacia el progreso de la ubicación o región .



Autor: Francisco Molina V.
Magíster  en Territorio, conflicto y cultura
Docente Universitario

 Ⓒ 2023 Edukivotos